MENU

Un primer contacto vía telefónica o email es suficiente para percibir que la pareja que contacta contigo para fotografiar su boda no te dejará indiferente. Este ha sido el caso de Emilio y Virginia. Desde nuestra primera conversación supimos que su boda sería especial en todos los sentidos. Ellos son una pareja que derrocha naturalidad, simpatía y mucho mucho amor; además querían hacer de su boda una gran fiesta donde disfrutaran todos sus invitados y para ello no dudaron en contar con los mejores profesionales del sector.

Virginia vivió los días previos con mucha intensidad y nerviosismo pero, tras sus numerosas despedidas de soltera, llegó el día que ambos habían preparado con tanto esmero. La novia eligió un estiloso vestido de la firma Pronovias, que redondeó con una corona de porcelana de El Tocador de la Novia, aunque su mayor tesoro lucía en sus pies,  unos maravillosos Jimmy Choo. Remataba el look de Virginia un colorido ramo que, junto a todas las decoraciones florales, eran obra de nuestra amiga Jana, de El Jardín Romántico. Todas nos dejaron sin habla pero, sin duda, la que alumbraba en la Finca La Higueruela se llevaba la palma.

Próximo a la parroquia de San Pedro, donde se dieron el “sí, quiero”, se alza el Hotel Alfonso X, lugar elegido por Emilio, para vestirse con su clásico chaqué y chaleco de Tom Black, que completó con zapatos Guy Laroche y corbata Brooks Brothers.

Estamos seguros de que jamás olvidaremos esta boda tan singular ni a esta pareja tan especial.


Comentarios
Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CLOSE