MENU

“Ya no lo voy a soñar más. Lo voy a vivir”. Esta frase es la que Dani cosió a las rojas manoletinas de Jana. Florista y diseñador, que el destino guío a una vida juntos. Los sueños se cumplen, y nosotros pudimos comprobar como esta pareja pudo tener la boda con la que siempre soñaron, y vivirla de manera intensa. Eligieron Málaga la bella para volver a reencontrarse con sus familiares y amigos llegados de todos los lugares del mundo, en un mágico fin de semana que se alargó hasta tres días.

El sábado, a la anochecida, y para relajarse, para lo que estaba por llegar, dieron un romántico e íntimo paseo por la arena de la playa de la Malagueta. Tras esto, y junto con los primeros invitados en llegar a la ciudad, cenaron en un restaurante a pie de playa. Además, durante la cena pudieron disfrutar de juegos típicos en una celebración de boda moldava.

El día grande fue el domingo, por fin llegaba el momento de unir sus vidas para siempre. Fue en el Castillo de Santa Catalina, un idílico lugar con vistas al mar; tal y como Jana dibujaba en sus sueños. Desde bien temprano se palpaban los nervios a flor de piel. Se percibía en el ambiente que algo grande iba a pasar. Todo se preparaba hasta el más mínimo detalle. Las flores fueron las grandes protagonistas de la decoración del evento, y  Pedro Navarro, florista-decorador en quién Jana confío para su gran día, puso todo aún más bello de lo que ya estaba. Y así, bajo un precioso arco floral, y ante la inmensidad del mar Mediterráneo, se dieron el sí quiero. Esta historia de cuento continuó entre mágicas hadas, globos y flores, muchas flores, en una celebración que se alargó hasta la noche.

Los últimos coletazos de esta celebración los dábamos en la intimidad de una postboda que llevamos a cabo recordando lo acontecido el día anterior en los interiores y azoteas del Castillo. Después, nos desplazamos a Benalmadena, hasta su mariposario; allí dimos un paseo entre la vegetación y las mariposas quisieron posarse en Jana, viviendo un momento único, que recordaremos siempre. El Torcal de Antequera, fue el lugar elegido para poner el punto y seguido a esta bonita historia de una preciosa pareja.

Este es el bonito cuento en el que estuvimos inmersos como narradores durante más de un fin de semana, y que pudimos vivir junto a los protagonistas. Esperamos que os guste tanto como a nosotros nos ha gustado disfrutar todas estas nuevas aventuras como fotógrafos de boda. ¡Gracias chicos!

Restaurante preboda: Antonio Martín · Traje novio y zapatos: Nico Hombre

Vestido Novia: Pronovias · Capa: · Tocados y Regalos · Tocado: El Jardín Romántico · Zapatos: LODI

 MUAH: Identity -the image club- · Ramo y Decoración floral: Pedro Navarro

Localización: Castillo de Santa Catalina · Catering: Lepanto · Banda: Chill and Go

Donuts: Oh Cakes · Macarons: El Taller de Repostería · Entretenimiento: Pyros Espectáculos

Localización postboda: Mariposario de Benalmadena · Vídeo: Pablo Molina


Comentarios
Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CLOSE